Kinesiología: Formando profesionales con rigor científico y compromiso social

La carrera cuenta con un plan de estudios centrado en la formación rigurosa en ciencias, la promoción de la investigación científica desde primer año y el acercamiento temprano a los campos clínicos. Así, se busca generar profesionales que aporten significativamente a la salud del país.
Viernes, Noviembre 20, 2020

Con el fin de generar profesionales capaces de tratar las alteraciones del movimiento humano en sus distintas dimensiones, la carrera de Kinesiología de la Universidad de Santiago nace en el año 2016 para contribuir de manera positiva a la salud del país, sobre todo en los sectores más vulnerables de la sociedad.

Aunque es uno de los planes más jóvenes de los impartidos por nuestra Casa de Estudios y aún no cuenta con egresados/as, posee un plan de formación que abarca la totalidad de las áreas en las que los y las profesionales de la Kinesiología se desempeñan. A esto se suma el compromiso con las necesidades del país, como parte del sello que imparte la Usach a todos sus programas de pregrado.

Para el jefe de carrera, Dr. José Luis Márquez, esto se logra contando con un proyecto formativo que sea “riguroso en lo académico, de tal forma que la calidad en la formación sea un punto relevante. Esto debe traducirse en atención en salud digna y oportuna para la población del país”.

Plan de estudios integral

Con el objetivo de lograr la semblanza entre el proyecto formativo y los valores institucionales, Kinesiología de la Usach cuenta con un plan de estudios que posee tres pilares, plasmados en su malla curricular. El primero, explica Márquez, es una “gran formación en ciencias básicas, de tal manera de comprender mecanismos biológicos y mecánicos del movimiento humano y sus alteraciones”.

La segunda línea de formación son las 432 horas de práctica clínica que posee el plan de estudios, que se extienden entre el segundo y el cuarto año. “Eso nos permite abordar aspectos actitudinales y procedimentales que tienen una aplicación práctica en el trabajo diario que hace un kinesiólogo o kinesióloga”, detalla.

El tercer pilar tiene que ver con el fomento a la investigación científica a través de las asignaturas plasmadas en la malla curricular de la carrera desde primero a quinto año. “No solo queremos que nuestros kinesiólogos/as  sean profesionales clínicos, sino que también puedan crear conocimiento y ponerlo a disposición para curar alguna disfunción del movimiento humano”, puntualiza el académico de la carrera, Patricio Canales.

Cuerpo académico sólido

Estas tres líneas de acción van de la mano con el cuerpo académico de la carrera. “Hay un equipo humano con un fuerte desarrollo disciplinar que está enseñando a nuestros estudiantes”, plantea Canales. Dicho grupo está compuesto por más de cincuenta profesionales de la kinesiología, los cuales se dividen en cuatro áreas temáticas: cardiorrespiratoria, neurokinesiología, músculo-esquelética y cardiometabólica.

“La mayoría de nuestros académicos y académicas tiene formación de postgrado. En el área clínica escogemos a los mejores profesionales que tenemos en nuestros centros de práctica, enfatiza Canales. Estos campos clínicos corresponden al Hospital El Carmen de Maipú; el Hospital San José de Independencia y algunos centros de salud familiar.

Geraldine Ríos, estudiante de quinto año de la carrera, destaca que el cuerpo académico es un grupo “completo y bien capacitado”. “Todos los docentes están comprometidos con enseñar y que tú aprendas''. Recalca además la cercana relación que entre el profesorado y los/as alumnos/as.

Carolina Santiagos, estudiante de tercer año de la carrera, destaca el “amplio conocimiento y experiencia en el área de salud” que poseen los docentes de Kinesiología, resaltando la experiencia educativa en las prácticas clínicas.

Sello social

Además del foco en la formación científica y las experiencias de práctica clínica, la carrera pone especial énfasis en transmitir el compromiso social a sus estudiantes, tema que para el jefe de carrera, Dr. José Luis Márquez, responde a la tradición histórica de servicio a la comunidad proveniente de la Escuela de Artes y Oficios y la Universidad Técnica del Estado.

Para Geraldine Ríos, quien se encuentra realizando su internado en el Hospital El Carmen,  el enfoque de Kinesiología de la Universidad de Santiago tiene que ver con ser una Institución de Educación Superior de carácter público, lo que se traduce en los vínculos que se generan con la comunidad. “Ahora que estoy en mi internado, noto la diferencia en el enfoque social entre una Universidad pública y una privada”, expresa la estudiante.

Carolina Santiagos, en tanto, hace hincapié en el sello de inclusión que posee la Usach y la carrera, del cual dice sentirse parte. “Soy la primera estudiante sorda hipoacúsica que entra en el área de salud en la Facultad de Ciencias Médicas de la Usach”, lo que también va de la mano con los valores que imparte la carrera, tales como la vocación, la ética y la tolerancia, entre otros.

Para más información sobre esta carrera ingrese aquí: https://admision.usach.cl/Kinesiologia

Autor: Miguel Madrid