Pamela Salazar: "mis profesores me enseñaron la importancia de la autocrítica y el perfeccionamiento"

Si bien, ésta enfermera no realiza atención directa hacia los pacientes, asegura que mantiene su vocación.

Pamela Salazar egresó el 2008 de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Santiago, y aunque los años pasan, mantiene una fuerte vocación de servicio que la llevó a trabajar en el Centro de Referencia de Salud (CRS) del Hospital Provincia Cordillera en Puente Alto, donde se desempeña en el área administrativa y está a cargo de la gestión de calidad del organismo.

Dentro de sus principales responsabilidades se encuentra vigilar las buenas prácticas en salud, los eventos adversos y el cumplimiento de las garantías que establece la Ley GES, como son el acceso a la salud, las oportunidades, protección financiera y la calidad del servicio.

Aunque está alejada del ámbito asistencial, ella misma califica su área como fundamental, pues "permite que se hagan mejoras en favor del paciente, quien es el foco de atención en el sistema de salud estatal", uniendo la gestión con lo clínico.

Respecto a su experiencia como estudiante, admite que pudo haber elegido otra universidad, sin embargo, dicidió inclinarse por la U. de Santiago porque, tal y como había escuchado, la institucion realizaba una formación desde la responsabilidad social. Algo que manifiesta, es parte del sello del estudiante usachino.

Dentro de sus experiencias, destaca las herramientas que los profesores les entregaban para que desarrollaran resiliencia, capacidad que permite hacerle frente a las situaciones desfavorables, y que ante algunas falencias educativas, la impulsaron a aprobar sus ramos.

Fue así como la enfermera se fue formando como profesional, internalizando enseñanzas claves como la holística del paciente, que ve al sujeto como un ente bio-psico-social y espiritual, además de la capacidad de trabajar en equipos interdisciplinarios.

Pamela, gracias a su formación, considera a todos los pacientes como iguales, sin negarle a nadie la atención de salud por su condición económica, política, social o psicológica. Y ahora, inmersa en el mundo laboral, mira con satisfacción el futuro, pues sabe que al igual que ella y sus compañeros egresados, las enfermeras y enfermeros que se están formando en la U. de Santiago, no pierden ninguna de las enseñanzas entregadas por su querida Escuela de Enfermería.

 

Por: Alejandra Vargas Sandoval

Autor: 
eli.tiraferri