Estudiantes celebran Día Nacional de la Terapia Ocupacional

Una muestra fotográfica y dos experiencias en el espacio público que invitaban a los estudiantes empatizar con personas en situación de discapacidad fueron parte de las actividades que organizó la carrera y sus estudiantes.

Con una intervención urbana, que se realizó en el frontis de la Universidad, la carrera  conmemoró la fecha que recuerda la primera reunión de un grupo de profesionales visionarios y emprendedores que fundan la Asociación Nacional de Terapeutas Ocupacionales de Chile, como antecesora de lo que hoy es el Colegio de TTOO, el 5 de abril de 1967.

En la actividad participaron los estudiantes de primer año, además del jefe de carrera, Alejandro Guajardo y la coordinadora, Daniela Alburquerque, quienes junto a los estudiantes, realizaron distintas iniciativas para dar a conocer a la comunidad universitaria el quehacer de la terapia ocupacional.

Durante el evento se montó la  exposición Matilde Mualin, de carácter autobiográfico, a  cargo de la artista Matilde Mualin, quien sufre de trastorno bipolar.

A través de diversas imágenes, la artista dio cuenta de cómo es vivir con esta enfermedad. “Muchas veces se piensa que  la salud mental no forma parte del quehacer de nuestra profesión, sin embargo, el terapeuta ocupacional tiene un rol importante en el área de salud mental ya que, bajo un enfoque de acompañamiento, nuestra meta es apoyar a las personas  a desarrollar proyectos de vida y con ello, lograr una calidad de vida autónoma, plenamente incorporada a la vida social”, aclaró el jefe de carrera.

Además  se invitó a estudiantes a participar de una experiencia. “La idea era que se subieran a una silla de ruedas y experimentaran lo que a diario viven las personas que tienen discapacidad”, señaló Daniela Alburquerque.

En otra instancia de participación, un grupo de estudiantes fabricó unos lentes en los que se simulaba niveles de ceguera. “Con esta práctica quisimos que los jóvenes empatizaran con las personas ciegas. Para esto también les prestamos un bastón para que pudieran desplazarse y les enseñamos a cómo asistir a una persona no vidente. El bastón supone para el ciego una prolongación de su cuerpo, es una herramienta que guía sus pasos, por eso es importante que cuando queramos ayudarlos lo hagamos tomando en cuenta esto”.

Los estudiantes, valoraron la posibilidad de conmemorar este día de una manera no tradicional y este primer acercamiento al quehacer de la profesión. “ Fue una experiencia de mucha ayuda para nuestra formación, ya que nos permite conocer la carrera de forma integral”, señaló la estudiante de Yarel Arancibia.

Autor: 
mariapaz.lema